domingo, 15 de septiembre de 2013

Jethro Tull - Aqualung (1971)



Álbum de estudio editado en 1971
Temas
1. Aqualung (6:31)
2. Cross-Eyed Mary (4:09)
3. Cheap Day Return (1:23)
4. Mother Goose (3:52)
5. Wond'ring Aloud (1:56)
6. Up To Me (3:18)
7. My God (7:10)
8. Hymn 43 (3:18)
9. Slipstream (1:13)
10. Locomotive Breath (4:25)
11. Wind-Up (5:42)

Duración: 42:57

Jethro Tull
- Ian Anderson / flauta, guitarra acústica y
eléctrica, vocalista
- Martin Barre / guitarra eléctrica
- Clive Bunker /batería y percusión
- John Evan / piano, órgano, melotron
- Jeffrey Hammond-Hammond / bajo, coros

Aqualung

1
Al principio el Hombre creó a Dios
a su imagen y semejanza
2
Y el Hombre le dio a Dios multitud de nombres y que
podría ser el Señor de todo
sobre lo que en La Tierra había.
3
Y al séptimo millonésimo día
el Hombre descansó y se
apoyó sobre su Dios y vio
que éste era bueno.
4
Y el Hombre creó a Aqualung
a partir del polvo del suelo,
y una multitud de otros semejantes se le unieron.
5
Y estos hombres menores fueron
arrojados al vacío. Y algunos fueron quemados
o apartados de su especie.
6
Y el Hombre llegó a ser el Dios
que el mismo había creado y
sus milagros cubrieron La Tierra.
7
Pero mientras todo esto pasaba,
el Espíritu que hizo que El Hombre
creara su Dios vivía dentro de
todos los hombres: incluso
dentro de Aqualung.
8
Y El Hombre no lo vió.
9
Pero, por el nombre de Cristo,
sería mejor que empezara a mirar.



El mismo Ian Anderson menciona que Aqualung es el disco más grande que haya publicado Jethro Tull. Antes de que la obra maestra de los Tull viese la luz hay algunos puntos que merece la pena resaltar para conocer la evolución del grupo en esos dos años que van desde el primitivo Stand Up hasta la genialidad de Aqualung.

Jethro Tull triunfa en los EEUU, sus giras son enormes y tanto la crítica como los fans los acogen muy favorablemente, hasta el punto de que los ensalzan como la segunda mejor banda del momento, por detrás de los Beatles y por delante de gente como los Rolling Stones, Led Zeppelin, Pink Floyd o The Who.


La banda ve como Benefit y Stand Up triunfan cada vez más en los USA en detrimento del Reino Unido, donde se sienten un poco desplazados y dolidos. Así que deciden trabajar en su próximo disco con las miras puestas en el mercado americano.

 La evolución musical en tan solo dos años es muy grande, debido a la inmersión del grupo en terrenos progresivos y mezclando influencias tan diversas como el jazz, el blues, la música clásica, la medieval, etc. Todas estas combinaciones se unen a la calidad de la banda como instrumentistas de tal modo que confirman a Jethro Tull como uno de los grupos más versátiles e imitados, con un estilo propio y cada vez más definido.

En palabras del propio Anderson "esto es deliberado, no queremos ser etiquetados en un único estilo. Lo único que tenemos ahora para identificarnos es mi imagen tocando la flauta y apoyado sobre una sola pierna. Eso está bien hasta cierto punto, pero no creo que la gente se lo tome demasiado en serio y por ello intentamos tocar nuestra música y no la que nos gusta escuchar, que son grupos como Mountain o Cream. Pero no queremos ser como ellos."

La contribución de Martin Barre

Otros aspectos importantes en el sonido definitivo de Jethro Tull es la clara evolución como guitarrista de Martin Barre, en parte gracias a la entrada del teclista John Evan, que le dio cierta libertad para volcarse más en los riffs y solos, dejando a un lado las progresiones de acordes para el teclado. Martin Barre no es un guitarrista común, toca en conjunto y para el grupo. Sus solos son cortos y puntuales, siempre en el momento indicado y cuando la música así lo requiere, nunca para lucirse.

Jeffrey Hammond, nuevo bajista del grupo

La marcha de Glen Cornick también es una de las claves. Nunca sabremos si con un bajista como Cornick, años luz por encima de Jeffrey Hammond habría hecho Aqualung mejor, seguramente distinto, pero mejor lo dudo. Cornick si que tocaba algo a su aire, improvisando por momentos y desviándose a veces de la dirección del resto del grupo. En ese aspecto tal vez Hammond haya resultado mejor, a pesar de no tener mucha soltura para tocar el bajo. El mismo Ian dice que tenían en mente otro bajista conocido por Barre, pero como no lograron localizarle decidió darle trabajo a su amigo de siempre, Jeffrey (a quien había dedicado varias canciones) que estaba pasando por una mala racha y a quien quería ayudar. 




En las mezclas del 40th aniversario (una de las pocas remasterizaciones que de verdad valen la pena) la música del disco suena mucho mejor que en el original y eso permite apreciar más claramente la inexperiencia de Jeffrey como bajista. También tiene sus virtudes, "Jeffrey estaba muy nervioso la primera vez que se subió a un escenario en la gira europea. Ahora se ha convertido en un buen bajista.
Jeffrey Hammond
No toca para impresionar a nadie, pero tampoco intenta permanecer en el anonimato. En cualquier caso, todo esto es nuevo para él. Han pasado sólo unos pocos meses desde que retomó su labor como bajista tras cuatro años de parón y su habilidad era limitada, pero consigue un sonido muy bueno en directo. Un sonido muy potente y duro. La mayor parte de los grandes bajistas consiguen pasar desapercibidos, pero si se marchan repentinamente del escenario, te darías cuenta de inmediato de que algo terrible le pasa a las canciones. Creo que ese tipo de bajistas son los mejores, salvo que la banda sea un trío. Y este no es nuestro caso, ya que con la guitarra, el órgano, el piano y la flauta cubrimos completamente el rango de frecuencias sonoras. Creo que Jeffrey tiene una contribución esencial, sobre todo en directo. Siento su presencia más que la del bajista que tocaba con nosotros en el pasado, porque consigue un sonido que estremece el suelo".


De estas palabras de Anderson se pueden extraer varias conclusiones, pero la más importante puede responder a una pregunta, ¿de verdad Cornick se fue por iniciativa propia? O Anderson lo fue desplazando poco a poco, igual que después haría con Clive Bunker, para rodearse de músicos más idóneos para construir lo que tenía en mente.

John Evan y Clive Bunker

Nos queda por hablar entonces de Evan y Bunker. De Evan decir sólo que siempre se consideró más un intérprete que un virtuoso, que se sumó a la banda en los tiempos de Benefit aumentando las posibilidades musicales del grupo. Siempre tocó en vivo de un modo teatral y es una parte importante dentro de los principales roles del grupo.


De Clive Bunker hay algo más que decir, puesto que este será su último álbum como miembro de Jethro Tull. A pesar de que en declaraciones posteriores recalcó que él no deseaba abandonar la banda, acabó por marcharse cediendo su puesto a Barriemore Barlow, mucho más dotado que él y de quien Bonham (batería de Led Zeppelin) dijo que era el mejor batería de las islas británicas.



Pienso que Anderson quería cambiar totalmente la dirección musical de la banda y esto fue lo que propició que poco a poco los miembros iniciales que grabaron This Was abandonaran el grupo. Estos deseaban tomar una dirección musical distinta de la que Anderson quería imprimir, pero en el caso de Clive Bunker, creo que también sus cualidades como batería tuvieron parte de la culpa. Cualquier gran grupo necesita un gran batería, y a pesar de la capacidad innegable de Clive Bunker, tocaba de un modo muy crudo y poco técnico y Ian quería alguien más dotado para lo que estaba por llegar.

Cuando por fin Bunker abandonó, Anderson no tardó en incorporar a Barlow, un músico más de su agrado como muchas veces declararía y que dio el toque final para la que considero la mejor formación que jamás tuvo Jethro Tull (tal vez incluiría a John Glascock al bajo, pero todo no se puede tener).

El disco, Aqualung

El álbum está dividido en dos partes bien diferenciadas en las caras A y B, Aqualung y My God respectivamente. La cara A habla de la parte más humana del espíritu del hombre, representada en un vagabundo llamado Aqualung, viejo y harapiento, con una tos sibilante de la que toma su nombre, el estrato más bajo de la sociedad y el lugar en el que habría que buscar a dios. La cara B habla de la religión y es un ataque mucho más directo hacia el cristianismo organizado y hacia la iglesia, el lugar donde difícilmente nadie puede encontrar a ningún dios que no sea el egoísmo y la hipocresía.



Contraportada de Aqualung



Comienza esta joya del rock, esta obra maestra no de Jethro Tull sino del rock en general, con un tema tan emblemático como Aqualung, que nos habla de un personaje patético que se pasa los días mirando a las niñas en el parque y sacándose los mocos de la nariz continuamente.  Uno de los riffs más conocidos y un solo de guitarra de los que hacen época son sus principales señas de identidad. También tiene una parte acústica con la voz de Ian cantando con voz microfónica y lejana. Además es uno de esos pocos temas en los que no escucharás la flauta por ninguna parte.
Cross-Eyed Mary nos habla de otro personaje de los barrios pobres, una joven en edad escolar (14-15 años según Ian) que se prostituye a viejos como Aqualung, dándoles lo que quieren a cambio de unas pocas monedas. Musicalmente otra de las piezas memorables de este álbum, un tema rock donde los ritmos no decaen en ningún momento y con fantásticos solos de guitarra y flauta. La voz de Ian Anderson, sublime.
Cheap Day Return es un tema acústico y evocador, basado en un viaje personal en tren, una visita a Blackpool para visitar en el hospital a su padre.
Un domingo cualquiera por la tarde en un parque público y en compañía de viejos personajes y situaciones totalmente absurdas y oníricas, el lugar Hampstead Heath, la canción Mother Goose, la música en su mayoría riffs de guitarra acústica y pasajes de flauta a cargo de un inspirado Ian Anderson.
Wond'ring Aloud es otra pieza acústica típica de los Jethro Tull de los primeros setenta. Siempre me ha encantado escuchar esta faceta acústica de la banda.
Up To Me es otro tema que aborda los estratos más bajos de la sociedad a base de riff de guitarra y flauta. Un tema alegre e irónico con el que se da por acabada la primera cara.



My God sería el otro gran tema emblemático de este disco, tanto por su temática como por su música. El cambio musical que supone la entrada del riff de guitarra y bajo, la enorme variedad de la composición y la acelerada locura casi eclesiástica del solo de flauta con coros incluidos a la mitad del tema, logran convertir este inicio de la segunda cara en otro de los mejores momentos del grupo.
Hymn 43 es una canción dedicada a Jesús contándole la enorme cantidad de tropelías que la iglesia ha cometido a lo largo de la historia en su nombre. Resulta alegre y rítmica, a golpe de riffs y con las percusiones de guitarra tan características que más tarde escucharemos en Locomotive Breath.
Slipstream es otro tema corto y acústico que supone un ligero respiro entre los frenéticos ritmos del resto del álbum. Trata acerca de la muerte.
Locomotive Breath es el tercer gran tema de este disco, con esa introducción ya tan conocida y ejecutada por el piano y la guitarra para acabar desembocando (naciendo) en otro de los mejores riffs del rock con mayúsculas. Una guitarra perfecta con uno de los mejores acompañamientos rock de flauta que Ian Anderson haya creado jamás. La locomotora de este humorístico tema no es otra que la vida misma, que acabará por finalizar su largo viaje en la estación final e inevitable hacia la que todos nos dirigimos.
Para terminar Wind Up, que comienza de un modo lento y acústico, en el que escuchamos la voz lejana de Ian, todo esto va in crescendo poco a poco, cada vez más eléctrico y rítmico hasta terminar en otro de los geniales riffs de guitarra de Martin Barre. Cuando llegamos a los silbidos disfrutamos de un solo de guitarra impresionante, que nos lleva de nuevo al inicio del tema, de nuevo lento y pausado hasta finalizar, dejándonos un más que agradable sabor de boca. La letra del tema habla de dónde no se encuentra a dios, no en las iglesias, no en las religiones, sino debajo de cada piedra y allí donde cada uno quiere que esté.

Así termina esta reseña, breve dentro de lo posible, en la que se intenta describir un poco una obra tan emblemática y tan inmensa (a mi modo de ver la música) como resulta Aqualung. Para mí, sin ningún género de dudas, el mejor álbum de Jethro Tull.






Jethro Tull  - 1970, antes de publicar Aqualung

Y otro vídeo para seguir viendo la evolución de Jethro Tull hasta la actualidad. La banda sigue en plena forma, excepto la voz de Anderson ya demasiado cascada. Aquí tenéis el vídeo del festival jazz de Montreux, en el año 2003.


Jethro Tull - Montreux 2003



lista de temas:
Some Day the Sun Won't Shine for You 
Life Is a Long Song
Bourée 
With You There to Help Me 
Pavane
Empty Cafe
Hunting Girl 
Eurology
Dot Com
God Rest Ye Merry Gentlemen 
Fat Man 
Living In the Past 
Nothing Is Easy 
Beside Myself 
My God 
Budapest 
New Jig 
Aqualung 
Locomotive Breath





6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Qué buen blog!, muy buenas reseñas y material, hace tiempo que buscaba un acercamiento a esta legendaria banda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gacias, me alegro de que te guste el blog y Jethro Tull. Es una de mis bandas favoritas de siempre.

      Eliminar
  3. Magistral reseña de un disco inmortal. mil gracias de tu, desde hoy, decidido seguidor. sdvblues.México

    ResponderEliminar
  4. ¡Muy buenos tus comentarios! Aqualung es una obra maestra, sin dudas. Y la banda de sonido de mis años jóvenes.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir mi pasión por una banda tan carismática como fue Jethro Tull.

    Saludos.

    ResponderEliminar